Artesanas peruanas crean cubre-boca para visibilizar violencia de género

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

* Cada prenda transmite una historia: la de una mujer violentada

PERÚ.- En muchas partes del mundo grupos de personas se han puesto a hacer mascarillas para sobrevivir. En Perú, habitantes de una comunidad en el sur de Lima recrearon una técnica de pintura ancestral para crear cubre-boca violeta, para proteger contra el COVID-19 y concientizar contra la violencia de género.

“La mascarilla nos protege del COVID-19, pero mas no de nuestro agresor. Por eso, las personas que llevan esta mascarilla, es un símbolo de la mujer contra la violencia”, Maria Luisa Romaní, artesana.

En Chorrillos, barrio ubicado en la zona sur de Lima, la familia Ramos, heredera del arte prehispánico, las elabora y pinta, color violeta, para sanar la historia de miles de mujeres peruanas, víctimas de la violencia machista que, en los actuales tiempos de coronavirus, ha escalado peligrosamente. Retratan a una mujer indígena, en medio de la naturaleza, con un potente mensaje: no estás sola.

“Decidimos reinventarnos y difundir nuestro arte y este mensaje”, Milagros Ramos Romaní, artesana.

En el taller familiar, madre, hija y el padre han proyectado a los cubre-boca, la técnica y mensajes de las llamadas tablas de sarhua, memorias talladas en madera que simbolizan la resistencia de ese pueblo andino castigado, en el pasado reciente, por la violencia terrorista.

Artesanas peruanas crean cubre-boca para visibilizar violencia de género

Las tablas de sarhua, como lo hacen hoy sus cubre-boca o mascarillas, transmiten historias, en este caso, relatos de mujeres que viven, por la pandemia, encerradas en la cuarentena, con sus agresores en sus propias casas. María Luisa Romani, la madre, las cose, Milagros, la hija, las dibuja y pinta.

“Lo desarrollamos con la pluma de ave, los dibujos desarrollamos con la pintura de ave y luego el relleno con las pinturas de tela”, Milagros Ramos Romaní, artesana.

Pero, más allá de las costumbres y técnicas ancestrales, los cubre-boca violetas buscan visibilizar y sanar emocionalmente a las mujeres agredidas.

Libre de virus. www.avast.com

Otras noticias