Aún no Pasa la Pandemia 

Home / Opinion / Aún no Pasa la Pandemia 

CHOLULA.- Se escucha por ahí que tan importante es el inicio de la lucha por la independencia, como la consumación de dicho movimiento, sin embargo para muchas autoridades, esa fecha pasa desapercibida, ignorada se podría decir. Pocos fueron los que llevaron a cabo la ceremonia alusiva a tal acontecimiento, que es el gozar de la libertad que hoy tenemos todos los mexicanos. Algún día, lo entenderán, dice un viejo maestro, quien considera debería de existir un decreto para que toda autoridad, de los 3 niveles de gobierno, contemplen como obligatoria una ceremonia por tal acontecimiento. ¿Será? Se escucha por ahí que el semáforo Covid-19, se encuentra en naranja, y muchos piensan que se ha superado la pandemia, cuando no es así. El riesgo es latente, si bien es cierto en os últimos días, las cifras oficiales, han ido a la baja, también lo es que de no cuidarse, de relajarse, como se dice, puede generar el rebrote, como ha ocurrido en muchos otros países, y los efectos son aún peores. Por ello, se insiste en seguir las medidas sanitarias, en cuidarse y hacer uso del cubre-boca y guardar la sana distancia, de otra manera, la podemos pasar muy mal. ¿Será? Se escucha por ahí que durante los últimos 2 fines de semana, se ha visto una mayor cantidad de gente en zonas públicas, como el parque, centros comerciales, mercados, pese a ello, son pocos los que están gastando. La pandemia ya ha pegado de manera muy severa en los bolsillos de todos. Comerciantes quisieran ya entrar en la recuperación económica, pero eso, eso va para largo, lo primero es recuperar las fuentes de empleo, el tener ingresos para entonces poder ir a hacer compras, no necesarias, o no tan necesarias. Va en aumento el número de clientes morosos, quienes no han podido hacer sus pagos a las tarjetas de crédito, y habrá más, los juicios mercantiles estarán a la orden del día. ¿Será? Se escucha por ahí que a un mes de distancia, ya muchos ciudadanos, se están preparando para el gasto de la “primera ofrenda”, eso hace también que nos e vea la reactivación económica, como muchos quisieran. Las tradiciones se respetan y se mantienen, apretándose el cinturón, porque no puede faltar en casa, la ofrenda, con todos los elementos que la tradición marca. Lo que muchos esperan, que alguna autoridad frene a los comerciantes abusivos, quienes se aprovechan para hacer su “agosto”, y están a tiempo para poder hacerlo. No hay que esperar la víspera, para entonces salir a tratar de evitar esos abusos que lo mismo se dan en centros comerciales, como en mercados o tiendas tradicionales. ¿Será? Se escucha por ahí, que urge manden tapar baches en la carretera a Huejotzingo, altura de los entronques al aeropuerto internacional Hermanos Serdán. Ahí, cada día aparece un nuevo hoyanco, o el pequeño se hizo más grande. Una mala imagen para el turismo que llega a Puebla, y va en un camino dañado por las condiciones climatológicas y falta de mantenimiento. ¿Será? Se escucha por ahí que los ladrones no descansan, y andan haciendo de las suyas. El robo de autopartes, no disminuye y ahora se eleva el robo de autos. En calles del centro de la ciudad, se han cometido estos delitos, que generan indignación y malestar entre los ciudadanos, más en aquellos que llegan a donde dejaron su vehículo, y resulta que ya no está y nadie vio quien se lo llevó. Al menos se tienen conocimiento de 3 autos que se roban a la semana. Por otra parte los ladrones de casa habitación, también están activos, y se las ingenian para poder meterse, y lograr su objetivo. Ante todo eso, se recomienda entre la misma ciudadanía, extremar precauciones, estar alertas, y en caso necesario salir todos unidos, a enfrentar a esos pillos, y dar aviso a la policía municipal, para que brinde el apoyo necesario. ¿Será? Se escucha por ahí que hay algunos choferes del transporte colectivo, sobre todo de aquellos que van a los pueblos, que no respetan a las personas mayores. No tienen la paciencia para esperar a que se sienten, y los abuelitos sufren para poder estar seguros. Por desgracia, se ha perdido el respeto a este sector de la población, y nadie los defiende. Dijera con Nicolás, de Acuexcomac, -ojalá y llegues a mi edad, para que sientas, lo que uno siente, cuando casi te tiran o ser burlan de ti, por ser lento- Abuuuuuuuuuuuurrrrrrrrrr.