Códice Alejandrino 

Home / Opinion / editorial / Códice Alejandrino 

Editorial 

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ 

CHOLULA.- Códice Alejandrino, este códice está designado con la letra “A” y pertenece al S. V. Antiguamente era propiedad de la Cámara Patriarcal de Alejandría, pero el patriarca Cirilo Lucas, se lo llevó cuando fue trasladado a Constantinopla, más tarde se lo dio al embajador británico en Constantinopla, para que se lo regalara a Carlos I, rey de Inglaterra. Se encuentra actualmente en el Museo Británico, está formado de 775 hojas de vitela que mide 25.2 X 32 centímetros. Cada página tiene de dos columnas escritas. Este manuscrito contiene casi todo el Antiguo Testamento en griego; el Nuevo Testamento le falta los primeros 25 capítulos de san Mateo, dos hojas de san Juan, 3 hojas de 2 de Corintios y a veces partes del margen fueron cortados por descuido de la encuadernación. Hay otros códices como el Erraim, el de Beza, etc., los tres principales son los ya descritos. San Cirilo, uno de los padres de la iglesia griega -215-386.

San Cirilo llamado el filósofo 827-869, quizá uno de estos dos fue el que se menciona anteriormente. Versiones de la Biblia. Debido primero a la dispersación de los judíos, y más tarde a las misiones cristianas “La Religión Bíblica” llegó a ser conocida y abrazada pro muchos que no entendían los idiomas a esas traducciones de la biblia se les ha dado el nombre de versiones, las versiones de la biblia se clasifican en dos grandes ramas que son: Versiones Antiguas y Versiones Modernas.

Versiones Antiguas de la Biblia. Después del cautiverio, algunos de los habitantes de Jerusalén y de las regiones circunvecinas, no entendían el hebrero, de aquí resultó la necesidad de traducir el Antiguo Testamento al arameo, para leerlo al pueblo. Nehemías 8-8. Y leían en el libro de la ley de dios claramente, ponían el sentido de modo que entendiesen la lectura. Desde entonces la necesidad de esta práctica fue aumentando y de allí resultaron los Targumes o versiones arameas. Estas versiones son solo parte del Antiguo Testamento que por muchos siglos se transmitieron oralmente, y no fue sino hasta el S. II, de nuestra era, cuando se pusieron en forma escrita, versiones griegas, como el Nuevo Testamento fue escrito originalmente en griego, las versiones griegas no pueden ser sino del Antiguo Testamento, de todas las versiones griegas. La versión de los LXX es la más importante, esta versión fue patrocinada por Ptolomeo Filadelfo II, rey de Egipto de 285 a 246 a J. C.,, protector de las letras y administrador eficiente. La tradición atribuye a su iniciativa la traducción en griego de la Biblia Hebréica, conocida con el nombre de Versión de los Setenta. A fines del S. III en Alejandría 70 judíos alejandrinos fueron traductores de ella.

Hubo otras versiones antiguas como las Siriacas, las Cópticas, y las Latinas, de las versiones latinas, la principal es la conocida con el nombre de La Vulgata Latina, esta versión la hizo a fines de S IV san Jerónimo, padre y doctor de la iglesia 347-420, traductor al latín de la Biblia, que era el padre más sabio de su época, por su conocimiento de los idiomas originales de las escrituras este padre estaba muy bien preparado para la obra que se le encomendó. Como ya había ora versión latina, empezó por revisar el Nuevo Testamento de esa versión, haciendo los cambios que le parecieron necesarios; cuando hacer una traducción enteramente nueva de éste, empleando el original hebrero, se fue a Belén donde pasó 21 años haciendo el trabajo. “Dios nos ama”.