Depresión Femenina

Home / Metrópoli Cholulteca / Depresión Femenina

Por Nancy LUNA

CHOLULA.- En los últimos dos años, un nuevo estudio encontró un repunte de casos y prevalencia de depresión entre jóvenes y adolescentes y advierte de la amenaza creciente que la depresión representa para la juventud.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud las mujeres son más propensas que los hombres a la depresión y a la ansiedad. Unos 73 millones de mujeres adultas sufren cada año en todo el mundo un episodio de depresión mayor8.

Tratando de interrelacionar algunos de estos elementos se ha sugerido que el estrógeno tendría un rol que interfiere con la regulación de la expresión del gen, promoviendo la producción de factores nutricionales para las neuronas y los neurotransmisores, facilitando así una expresión clínica favorable.

Además, la producción adecuada de estrógeno aumenta la producción de catecolaminas centrales, así como la función y los transportadores de serotonina, lo que sumado a los factores individuales y sociales de la mujer podría explicar la mayor prevalencia de la depresión en mujeres que en hombres9.

Las mujeres, son propensas a enfrentar mayores niveles de estrés interpersonal, es decir, el que se relaciona directamente con las relaciones sociales entre familiares o amigo.

Las mujeres adolescentes (13 a 18 años) son las más afectadas por el padecimiento y la causa podría ser el ciberbullying o acoso a través de redes sociales, ya que las “experiencias negativas relacionadas con un estado depresivo” suelen ser más comunes en mujeres que en hombres, como Mark Olfson—coautor del estudio— refirió a CNN la semana pasada.

Otro estudio del 2014, publicado en el diario Clinical Psychological Science lo explica: las mujeres están más expuestas al “estrés interpersonal dependiente”, que denota mayores niveles de síntomas depresivos. Tomó en cuenta a alrededor de 400 adolescentes, y de acuerdo a los autores, es el primero en demostrar que el género marca diferencias en los síntomas de ese tipo durante la juventud y adolescencia.

Desde el 2012, el clasificado “problema de salud pública” por la Organización Mundial de la Salud es el principio (y el final) de un círculo vicioso: es una de las principales causas de suicidio y éste es hoy la segunda causa de muerte entre los adolescentes de 15 a 19 años.

La investigación dirigida por Olfson, publicada en la revista Pediatrics, reveló que, durante un periodo de un año, la prevalencia de depresión pasó de un 8.4 por ciento en el 2004 a 11.3 por ciento en 2015. Los autores desvelan otra preocupación: los tratamientos no crecen en proporción al número de casos.

Olfson concluye que los centros pediátricos deberían ofrecer diagnósticos y tratamientos mucho más especializados para detectar la depresión desde los primeros síntomas y controlar las “vulnerabilidades cognitivas” que la desatan.

Libre de virus. www.avast.com