Días Tristes, por Tantas Defunciones

Home / Opinion / Se escucha por ahi / Días Tristes, por Tantas Defunciones

Se Escucha por ahí

Por Juan PUEBLO

CHOLULA.- Se escucha por ahí que todos los días, se enteran del deceso de un conocido, familia, amigo, vecino, y la tristeza invade sus corazones. La principal causa de esas muertes, ha sido a causa del contagio del Covid-19, la pandemia que llegó para quedarse, y que ha cambiado la forma de vivir, de la vida cotidiana, porque se deben de seguir las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades de salud, tanto a nivel local, nacional y mundial. Pero es más triste e incluso causa enojo, el ver por las calles a personas, quienes considerándose inmunes, sigue sin usar el cubre-boca, de ignorar la sana distancia, manteniendo el mal pensamiento de que no está pasando nada, que eso del Covid-19, es solo show de parte del gobierno, para ocultar otras realidades ¿Será? Se escucha por ahí que en el transporte de pasajeros, que circula por las calles y vialidades de la ciudad, es alto el número de choferes, quienes no usan el cubre-boca, pese a estar expuestos, por el trato y cercanía que tienen con decenas, quizá cientos de personas a lo largo de su jornada laboral. Y qué decir del cupo de pasajeros, las combis al estilo de los “Burrón” saturadas,  en momentos hasta pasajeros de más, lo cual impide que guarden la sana distancia. La transpiración, los estornudos, son factores que ponen en riesgo a todos los que están esa lata de sardinas. Usuarios de ese transporte, en su mayoría se quedan callados, lo único que les interesa es llegar a su destino y nada más. Hay otros, los menos, quienes se han venido quejando, piden que alguna autoridad sancione a esos choferes, que no acatan los decretos, en donde se establecen las reglas para poder brindar el servicio y los usuarios, no estén expuestos a un posible contagio. ¿Será? Se escucha por ahí que el perímetro del mercado municipal en San Pedro Cholula, Cosme del Razo, sigue siendo el centro de mayor concentración de ciudadanos, algunos van de compras al mercado, otros a realizar compras en las tiendas, o bien a vender sobre la banqueta algún producto y ganarse la vida. Lo malo, es que en su mayoría no usan el cubre-boca, que hoy los puede encontrar desde los 4 pesos, hasta los 25 pesos, en esa zona. Pareciera que, quienes no siguen las medidas sanitarias, esperan que el gobierno los obligue y luego, salgan a decirse víctimas de un gobierno represor. ¿Será? Se escucha por ahí que no todos los negocios podrán reabrir sus puertas, y los dueños deben de estar muy bien informados al respecto, cuales si lo podrán hacer, a partir de cuándo y sobre todo bajo qué condiciones, y de esa manera evitarse sanciones o dar pie a actos de corrupción, en la cual participan dos, el ciudadano que busca eludir su responsabilidad o la sanción a su irresponsabilidad, y un empleado de gobierno, amante del dinero. ¿Será? Se escucha por ahí que quienes están imparables, son los de la CFE, realizando los cortes por falta de pago, y no se paga por 2 razones, una porque los recibos que están llegando, están muy elevados, mínimo 3 veces más, a lo que normalmente se venía pasando, y la otra porque muchos se han quedado sin ingresos, sea porque ya no tienen empleo, o porque no pueden abrir el negocio para poder sobrevivir. La tensión crece contra CFE, empresa que no se la perdona a nadie, por ningún motivo. Solo sus chicharrones truenan. ¿Será? Se escucha por ahí que las empresas de telefonía, sea móvil o fija, se están adelantando a las fechas de pago, y suspenden el servicio, para obligar a sus clientes a tener que ir a pagar, con mucha anticipación. Caso Telmex, cobra un mes adelantado, telefonía celular, 15 días antes. Incluso han tomado la medida de enviar mensajes, por el mismo sistema, o por mensajería electrónica, para que sus clientes al sentirse presionados, vean como se endeudan, para poder pagar y no quedarse incomunicados. Afectados, están lanzando la convocatoria, de no pagar, y entonces a ver que hacen esas empresas, a las cuales lo único que les interesa es el dinero, porque si bien no están clasificadas como indispensables, han seguido trabajando, cobrando, presionando e intimidando a los ciudadanos, y ninguna autoridad federal, y menos estatal, los ha podido o querido poner en su lugar. Abuuuuuuuuuurrrrrrr.