Editorial

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

 

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ 

¿Estoy Enfermo, por qué? 

CHOLULA.- Está pregunta la hacemos todos, empresarios, profesionistas, el populacho, dirigentes, confesionales, “hay personas que creen que dios sana, en la actualidad”, algunas personas no creen que dios quiera sanarlos ¿a quienes de ellos? Ellos creen por un sinnúmero de razones, que no son ciertas, cuando Jesús vivió en este mundo hizo milagros, ahora hay dudas, en sanidades. La realidad dios está dispuesto a sanar a cualquiera que crea en él, Jesús sana aun leproso, Jesús extendió la mano y le tecó diciendo: Quiero, se limpio, y al instante su lepra desapareció. S. Mateo 8-3.

Porque yo Jehová no cambio por esto, hijos de Jacob, no habéis sido destruidos, Malaquías, 3-6. Jesús vino a sanar toda enfermedad, para él nada es imposible es el autor de la vida. El espíritu santo se manifiesta hoy en día en cualquier lugar con todas las personas que crean en él, y los a predicar en el reino de dios y a sanar a los enfermos, S. Lucas 9-2. He visto toda clase de enfermedades y dolores, ser sanados en el nombre de Jesús, sé… el poder sanador, son experiencias verídicas en nuestros días, como en tiempos pasados de los discípulos. Hay personas diciendo mi enfermedad que proviene de dios y de esta manera es glorificante, esta manera de pensar es distorsionado, en e huerto del Edén no hubo enfermedad, entonces llamando a sus doce discípulos les dio autoridad sobre los espíritus inmundos para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad. Entonces llamando a sus doce discípulos les dio autoridad sobre los espíritus inmundos para que los echasen fuera y para sanar toda enfermedad y toda dolencia, S. Mateo 10-1.

La palabra “toda” indica sanación, sanidad de enfermedades y dolencias “sin excluir alguna”. Hay personas que creen que el pecado no es e culpable; al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento, y le preguntaron sus discípulos diciendo: Rabí, ¿Quién peco, este o sus padres para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que peco este, ni sus padres, sino para que las obras de dios se manifiesten en él, S. Juan 9-1 al 3. En este caso ni el ciego, ni sus padres han pecado, entonces los vecinos,  los que antes le habían visto, que era ciego, decían, ¿No es este el que se sentaba y mendigaba? Unos decían: Él es, y otros: a él se parece. Él decía: Yo soy. Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos os ojos? Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús, hizo todo, me untó los ojos y me dijo: Ve al Silos, y lávate, y fui y me lavé, y recibí la vista, S. Juan 9-8 al 11.

Hay respuestas a enfermedades y dolencias ¡Pecado1 el pecado, o os pecados, es la causa de enfermedades, si hay pecados pude perdón a dios; clama a él, y él responderá, a las oraciones de perdón, -Los pecados de los padres pasan hasta la tercera, cuarta generación-, -Dios quiere y puede sanarme desde la coronilla de mi cabeza, hasta a planta de los mis pies-, él, sana y restaura los corazones destrozados, sana todas las heridas y todas las enfermedades, más él herido fue por nuestras rebeliones y nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre el, y por su llaga fuimos nosotros curados. Isaías 53-4.

El Ciego Bartimeo

Cuando el ciego escuchó

Que Jesús iba a ir

Camino a Jericó

Salió a recibir

Le gritaba “Señor ten

Piedad de mí

Porque ciego soy yo

Y no puedo vivir

Cristo le preguntó

¿Qué podré por ti hacer?

Y con fe respondió

“Haz que yo pueda ver”

Al salir de allí

Daba gracias a dios

Porque ya pudo ver

Pues Jesús le sanó

El señor le mostró

Su amor y poder.

¿Por qué estoy enfermo?

La pregunta la hacemos todos;

Por la mañana

Por la mañana yo dirijo mi

Alabanza

A dios que  ha sido y es  mi única

Esperanza

Pr la mañana yo le invoco

Con el alma

Y le suplico que me de su

Dulce calma

Él nos escucha, pues nos

Ama tanto

Nos da su mano poderosa

Y fuerte

Para líbranos de la misma

Muerte

Cuando la noche se aproxima

Tenebrosa

En elevarle mi oración

Mi alma goza

Siento su paz inagotable

Dulce y grata

Porque temores y ansiedad

Cristo los mata

También elevo mi cantar al

Cielo, cuando a la tierra

Bajo negro velo

El sol se oculta, pero queda

Cristo

Aquí en mis ojos en e sueño

Han visto

Brilla su lumbre bienhechora

Mientras duermo

Pone sus manos sobre mi

Si estoy enfermo

Me fortalece, me alienta

Con el sueño

Pues es mi dios, mi redentor

Y él es mi sueño

Y al despertar por la mañana

Lo siento

Que dios invade mi alma y

Pensamiento

Veo a Jesús, mi redentor

Amado

Por mi pecado en una cruz

Clavado

Veo la sangre de sus manos

Que ha brotado

Veo la sangre borbotando

En un costado

Una corona con espinas en

Su frente

L multitud encarneciéndole

Indolente

Pero que dicha cuando

Al cielo fue

Lleno de gloria en majestuosa

Nube

Pero que dicha cuando

Al cielo sube

Lleno de gloria en majestuosa

Nube.

Otras noticias

San Andrés

Mundo Tlatehui estará en Polonia

* Carencia de un Plan de Desarrollo Urbano, será su participación Por Epigmenio ROJAS CASTRO SAN ANDRÉS.- El presidente municipal estará participando en el World

Policíaca

Detenidos 2 presuntos ladrones

* Le robaron sus pertenencias a una mujer CHOLULA.- Como resultado de una reacción oportuna de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se logró