Efectos Colaterales del Covid-19 

Home / Metrópoli Cholulteca / Efectos Colaterales del Covid-19 

CHOLULA.- Se escucha por ahí que ante el incremento de casos de contagio de covid-19, las autoridades estatales y municipales, están empezando a endurecer para que se respeten las medidas sanitarias preventivas, lo que genera la controversia entre los particulares, unos a favor y otros en contra. Quienes están a favor, ya piden al gobierno, se proceda a aplicar sanciones pecuniarias sobre aquellos que no respetan las medidas básicas, como el uso del cubre-boca y la sana distancia. Y mucha razón tienen, porque el no hacerlo, no solo se están arriesgando a contagiarse, sino a contagiar a inocentes, y como no se puede demostrar quién fue el responsable, entonces no se sanciona como debiera, y como lo marca la Ley. ¿Será? Se escucha por ahí que hay ciudadanos quienes acusan a algunos negocios, como antros, bares y similares, de estar abriendo, bajo la figura de la licencia de funcionamiento de “restaurante” o “cafetería”, pero que en realidad es para la venta de bebidas alcohólicas al copeo. Y en eso tienen mucha razón, cada fin de semana, principalmente, porque se han tenido a media semana, reportes de negocios, dónde hay más personas que un 30 por ciento de su capacidad. Y lo mismo se ve a las 7 de la noche, que a las 23 horas o más noche. En algunos casos, como ha ocurrido en negocios establecidos en la 4 Poniente, en la 6 Oriente, en la 6 Norte, y otros puntos de la ciudad, el reporte es que hasta música en vivo han tenido. ¿Será? Se escucha por ahí que negocios de antojitos, como tacos, cemitas preparadas, tacos y otros negocios, que instalan en la calle, generan concentración de personas. Es entendible tienen la necesidad de ganarse la vida de manera honesta, pero también lo debe ser, que deben de vender para llevar, y no tener un puñado de clientes, que por lógica no pueden usar el cubre-boca, pero si respetar la sana distancia. En ninguno le tienen el gel antibacterial, es decir, que esos negocios son un foco de riesgo. Dicen por ahí mis comadres, todo se puede, pero con orden y respeto, si respeto a las medidas sanitarias, que se traduce en respeto a loso demás, para prevenir posibles contagios del covid-19, que como se ha dicho, es una enfermedad que llegó para quedarse. ¿Será? Se escucha por ahí que en donde no están acatando al 100 por ciento las medias sanitarias, son en las combis colectivas, las cuales no van al 50 por ciento de su capacidad, sino van a uno 80 y hasta más. Curiosamente, aunque se han dado casos de contagios, no se informa al respecto, y menos se sanciona al chofer, quien par asacar la cuenta y sacar su sustento, sube y sube a cuántos quepan. ¿Será? Se escucha por ahí que sin lugar a dudas, el tema del covid-19, sigue estando en boca de todos, y estará por mucho tiempo, sobre si las medidas emanadas de gobierno del Estado y que deben de aplicar los municipios, son las correctas, o no lo son. De si en realidad dan la información real en cuanto al número de contagiados, enfermos, intubados, y demás. De si en verdad existe el virus, porque aunque usted no lo crea, a estar alturas, cuando ya se empieza a elevar el riesgo del rebotre, hay quienes lo niegan, siguen en su errónea postura de no aceptarlo. La realidad, es que si existe el covid-19, es peligroso, se debe de usar el cubre-boca en todo momento, cuando anda usted en la calle, el usar el gel antibacterial, el lavarse constantemente las manos, desinfectar espacios ocupados por terceros, hacer lo mismo con el dinero, en fin toda medidas preventiva, nunca saldrá sobrando. ¿Será? Se escucha por ahí que toda esta situación, sumada a tanta violencia e inseguridad en la cual se está viviendo, genera reacciones agresivas, violentas de ciudadanos. El estrés está siendo un factor que daña severamente la salud. No se puede decir que el encierro los pone violentos, porque en realidad, no se ha dado el confinamiento, que quizá hubiera sido lo más sano, de esa manea, todos encerrados, salir solo un integrante de la familia para realizar compras o ir a trabajar. Pocos han sido quienes se han podido y sobre todo querido, resguardar en casa. Y si alguien lo duda, solo hay que ver los mercados, familias completas de compras del mandado, o en los centros comerciales, igual, familias haciendo recorridos, porque ni compran, es solo el hecho de mantener su costumbre de ir a “dar la vuelta”, y lo grave, sin usar el cubre-boca, muchos piensan que tenerlo como bufanda, subirlo a la boca y nariz, cuando ven a un policía o para entrar a un establecimiento, es suficiente, y no es así. Hay que tenerlo puesto todo el tiempo, incluso ya se pide usarlo en casa. Abuuuuuuuuuuuurrrrrrrrrrrrrrr.