Ejemplo de mujer Erika Romero, hace ladrillos

Home / Metrópoli Cholulteca / Ejemplo de mujer Erika Romero, hace ladrillos

* Tiene una jornada laboral de 7 horas al día * Paola Angón, la reconoce como una emprendedora

Por Epigmenio ROJAS CASTRO

CHOLULA.- En Cholula, la mujer es pilar en la economía familiar, más cuando se suma al trabajo, por pesado que sea, como es la elaboración del ladrillo, un negocio familiar en san Diego Cuachayotla, donde Erika nos comparte sus experiencias y además Paola Angón, le reconoce ser una mujer emprendedora, ayudando a la economía de su familia para sacar adelante, a sus 2 hijos.

En San Diego Cuachayotla, la gran mayoría de mujeres, ayuda a su esposo, a la economía familiar, y en esta ocasión nos encontramos con Erika, en su domicilio localizado en Calle del Venadito, número 10, a donde también llegó Paola Angón, otra mujer emprendedora, y platicando con Erika, nos dice “Primero hay que preparar el b barrio, arena, arcilla, para elaborar los tabiques, se debe de pisar, para esa parte del proceso, y avanzar en menos tiempo, contratamos un tractor, antes lo hacíamos nosotros, descalzos lo ibas pisando, lo volteabas y seguías pisando, por ello se le llama pisar. Luego lo subo a mi carretilla, (una plataforma plana, con una varilla que sirve para jalar y como timón para poder guiarlo) hasta la parte donde lo irá extendiendo, en forma de columna, calculando el ancho y el groso, para pasar a lo que es el corte”.

Oye Erika ¿Cuántas horas le dedicas al día a este trabajo tan pesado?

“Empiezo todos los días a eso de las 7de la mañana y termino, pasadas las 3 de la tarde. Como viste, taje el barro, lo extendía y corte, cuando empieza a secar, se levanta y lo apilas, como se ve ahí, donde lo dejas 20 días a que seque totalmente, para posteriormente meterlo al horno, para cocerlo”.

Ella sin dejar de trabajar, porque el tiempo es valioso para ella, nos comenta sobre la venta, “Mira, aquí en el horno lo estoy dando a peso ladrillo, y luego ni lo quieren pagar, y la verdad ya no lo podemos dar más barato, y no puedo salir a ofrecerlo a otras partes, porque entonces quién lo hace. Aquí nos pueden venir a compra, es buena calidad y económico, calle del Venadito número 10”.

Se incorpora a la charla Paola, quien nos dice “Oye Epy, en verdad me sorprende ver a una mujer realizando un trabajo, que como dices, es muy pesado. La necesidad los hace entrar al trabajo, a no rajarse, como se dice. He escuchado con atención, y una vez más me admira ver como una mujer, trabaja aquí en Cuachayotla, bueno, te diré que lo hace en todo el municipio. En verdad es todo un ejemplo a seguir, con dedicación y esfuerzo, sacan adelante a sus hijos, a su familia.

Y como dice ella, o hace ladrillo o sale a vender, que si pudiera lo haría y le ganaría un poco más, como me ha platicado, somos buenas amigas y hoy la pase a saluda”.

Oye Paola ¿Cómo les podrías ayudar, tanto a ella, como a otras muchas mujeres que están en situación parecida?

“Primero en lo que ellas me digan, y a Erika le tengo gran aprecio y en lo que he podido le ayudo. Pero dices bien, ayudarlas, se requiere de una ayuda, para aligerar la jornada de trabajo, en hacer que el trabajo sea valorado, reconocido, porque no es posible que no le quieran pagar a peso ladrillo. Cuachayotla, Cocoyotla, y otras juntas auxiliares, están reconocidas como de lo mejor a nivel nacional, en la producción del tabique. Tenemos mucho que hacer por ellas, por estas familias, que han venido pasando de generación en generación, el oficio y arte de hacer ladrillo, y otros elementos con el barro.

Por el momento, trataré de ayudarle en esta jornada de trabajo, en verdad que te motiva a hacerlo, porque la ves ahí todos los días, trabajando en esto y luego, cuando tú piensas que ya a descansar, para nada, a las labores del hogar, prepara la comida, lavar la ropa, el aseo de su casa, en fin, la responsabilidad como mamá y ama de casa, por ello mi reconocimiento en todo sentido”, terminó señalando.

Libre de virus. www.avast.com