Éxtasis Proféticos

Home / Metrópoli Cholulteca / Éxtasis Proféticos

Editorial

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

CHOLULA.- El día grande vino ya, que los profetas de Jehová, al hombre anunciaron el que Jesús, el salvador, la fiel sustancia de su amor, nació a este mundo. Gloria canten hombres todos, ricos, alabando al más grande de los hijos, imagen de su padre dios, al mundo Cristo descendió al hombre semejante. Él vino con poder y luz, fue obediente hasta la cruz, y salva a los perdidos, ama, llama, y ordena a los hombres que se amen, y del agua viva tomen, exposición inteligente de porciones proféticas de las sagradas escrituras, son asuntos fundamentales e importantes, de los cuales dios comunicó revelaciones, se mencionan sueños, las visiones de la noche, y los estados de éxtasis espirituales. Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras, cuando haya entre vosotros profetas de Jehová, le aparecerá en visión, en sueños hallaré con él. Número 12-6-7.

No así mi siervo Moisés que es fiel en toda mi casa, cara a cara hablaré con él; y claramente, y no por figura, y verá la apariencia de Jehová ¿Por qué pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés? demostrando Moisés fue honrado, ningún otro profeta en la intimidad de su comunión con dios, apariencia, ternura, forma similar, Moisés contempló inmensamente superior a los que otros santos contemplaron, y en el gran poder y en los hechos grandiosos y terribles que Moisés hizo a la vista de todo Israel. Deuteronomio 37-12. Esta experiencia, no era de naturaleza esencial de dios, su gloria descubierta porque esto no puede verlo ningún mortal; dijo más, no podrás ver mi rostro, porque no me verá hombre, y vivir´. Éxodo 33-20.

La visión de la gloria de dos; y sobre l expansión que había sobre sus cabezas se veía la figura de un tono que parecía de piedra de zafiro, y sobre la figura del trono había una semejanza que parecía de hombre sentado sobre él, Ezequiel 1-26.

Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia, su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo fuego ardiente, un rio de fuego procedía y salía de delante de él, millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él, el juez se sentó, y los libros fueron abiertos, yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno; miraba hasta que mataron a la bestia, y su cuerpo fue destrozado y entregado pare ser quemado en el fuego. Había también quitado a las t bestias su dominio, pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo. Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venia uno como un hijo de hombre, que vino hasta el anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, Loria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran, su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido. Se me turno el espíritu a mí, Daniel, en medio de mi cuerpo y las visiones de mi cabeza me asombraron, me acerqué a uno de los que asistían,  le pregunte la verdad acerca de todo esto,  y me hablo, y me hizo conocer la interpretación de las cosas. Estas cuatro grandes bestias, son cuatro reyes que se levantarán en la tierra. Después recibirán el reino los santos del altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre. Entones tuve deseo de saber la verdad acerca de la cuarta bestia, que era tan diferente de todas las otras, espantosa en gran manera, que tenía dientes de hierro y uñas de bronce, que devoraba y desmenuzaba, y las sobres hallaba con sus pies, así mismo acerca de los diez cuernos que tenía en su cabeza, y del otro que le había salido, delante el cual habían caído tres, y este mismo cuerno tenia ojos,  boca que hablaba granes cosas, y parecía más grande que sus compañeros, y veía yo que este cuerno hacia guerra contra los santos, y los vencía, hasta que vino el anciano de días, y se dio el juicio a los santos del altísimo y llego el tiempo y los santos recibieron el reino. Dijo así: La cuarta bestia, será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, u a tod la tierra devorará, trillará y despedazará, Dios nos ama”.