Juan El Bautista

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Editorial

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

Juan El Bautista

CHOLULA.- Esa proclamación anuncia que dios se sentará sobre el trono de David, autoridad de ese reino venidero será exaltada a un grado inefable. Juan vino como heraldo de Dios mismo, no puede haber servicio más grande ni honra más sublime otorgada a un hombre. Toda escritura que presenta la unión hipotética de las dos naturalezas en Cristo se evidencia aquí; porque fue la segunda persona de la deidad la que tomó forma humana en la encarnación. Fue la misma persona que ascendió al cielo, llevando consigo su humanidad glorificada, es esa misma persona que como dios-hombre, el legítimo heredero de David, y dios el hijo, que se sentará en el trono de David para siempre, aunque es igualmente cierto que esta persona teantromica es la cabeza y el cuerpo de la iglesia, el énfasis descansa en este punto sobre el hecho de que el ocupara el trono de David, tanto como hijo de dios y como hijo de David, y se enfatiza a la vez la verdad de que el ministerio de Juan se caracterizó con una inconmensurable dignidad y responsabilidad. Convergen en el mensaje de Juan, el propósito terrenal del creador y el anuncio de la ejecución de los actos que Jehová mismo ha confirmado con su juramento. Nadie debe considerar ese juramento sin reflexión.

Algunos pecados son más viles que otros, y no sería trabajo difícil demostrar cuán terrible crimen se comete contra el soberano dios, cuando su juramento tocante a la colocación de su hijos en el trono de David echando como una cosa absurda. La esperanza que mantiene David se revela en 2 Samuel. 7-18-29. Y entró el rey David y se puso delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿Quién soy yo, y qué es mi casa para que tú, me hayas traído hasta aquí? Y aún te ha parecido poco esto, señor Jehová, pues también has hablado de la casa de tu siervo en lo porvenir, ¿Es así como procede del hombre, señor Jehová? ¿Y qué más puede añadir David hablando contigo? Pues tú conoces a tu siervo, señor Jehová, todas estas grandezas has hecho por tu palabra y conforme a tu corazón haciéndolas saber a tu siervo; por tanto, hay dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído con nuestros oídos. ¿Y Quién como tu pueblo, como Israel, nación singular en la tierra? Porque fue dios para rescatarlo por pueblo suyo, y para ponerle nombre, y para hacer grandezas a su favor, y obras terribles a tu tierra, por amor de tu pueblo que rescataste para ti en Egipto, de las naciones y de sus dioses, porque tú estableciste a tu pueblo Israel, como pueblo tuyo para siempre, y tú; oh Jehová, fuiste a ellos por dios, ahora pues, Jehová dios, confirma para siempre la palabra que has hablado sobre tu siervo y sobre su casa, y haz conforme a lo que has dicho, que sea engrandecido tu nombre para siempre, y se diga: Jehová de los ejércitos es dios sobre Israel; y que la casa de tu siervo David sea firme delante de ti, porque tú, Jehová de los ejércitos, dios de Israel revelaste al oído de tu siervo, diciendo: Yo te edificaré casa, por esto tu siervo ha hallado en su corazón valor para hacer delante de ti esta súplica.

Ahora pues, Jehová dios, tú eres Dios y tus palabras son verdad, y tú has prometido este bien a tu siervo, ten ahora a bien bendecir la casa de tu siervo, para que permanezca perpetuamente delante de ti, porque tú Jehová dios, lo has dicho, con tu bendición será bendita la casa de tu siervo para siempre. 2 Samuel 7-18 al 29.

Hallé a David mi siervo, lo ungí con mi santa unción que la luna será firme para siempre, y como un testigo fiel en el cielo. Salmo 89-20 y 37. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento dios me había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al cristo para que se sentase en su trono. Hechos 2-3’. Esta serie de mensajes produce gran admiración y una persona denota se detiene a considerar la verdad de que el trono de David exaltará ese trono a la altura de las glorias del cielo. “Dios nos ama”.

Libre de virus. www.avast.com

Otras noticias