La Violencia en Casa va en Aumento 

Home / Opinion / La Violencia en Casa va en Aumento 

CHOLULA.- Se escucha por ahí que a la ciudad arriban cada fin de semana, cientos, quizá miles de visitantes, a disfrutar de espacios abiertos, de los platillos que se sirven en los diversos restaurantes de la ciudad. La mayoría llega en carros, pero también hay quienes llegan en sus motocicletas, lo cual se traduce en una derrama económica que ayuda a la reactivación que tanta falta hace. Loso inconvenientes de estos visitantes, es que por un lado no todos respetan las medidas sanitarias, se creen unos inmortales, quizá ellos lo sean, lo malo es que además de que corren el riesgo de poder contagiarse, pueden ser ellos que los que contagien, puesto aunque se sientan bien, podrían ser asintomáticos, y andan por ahí regando el virus, de ahí la importancia que todos usen el cubre-boca, al andar en espacios públicos muy abiertos. Otro inconveniente es que tiene la mala costumbre de estacionarse en doble fila, para esperar si algún carro bien estacionado es movido, y así quedar lo más cerca de su destino, importándoles un soberano cacahuate, el genera el caos, u obligar a los demás conductores a pasar en un espacio reducido, con el riesgo de tener un incidente vial. Y el colmo de los males, que cuando se acerca un agente vial, éste tiene que soportar una serie de insultos, de parte de ese “buen ciudadano”. ¿Será? Se escucha por ahí, que si bien es cierto es importante que llegue el visitante o turismo a la ciudad, también lo es que deben de respetar no solo los reglamentos existentes, sino a las personas en general y más si se trata de un uniformado, porque no todos son malos ni corruptos, como quizá sean en su pueblo. Dice un refrán popular –Al pueblo que fueres, haz lo que vieres-, y si se ve que hay el 1X1, que el uso del cubre-boca, es obligatorio, que no se deben de estacionar en doble fila. En fin, el respeto es fundamental en toda buena sociedad. ¿Será? Se escucha por ahí que es frecuente ver a ciudadanos quienes llevan a pasear a sus mascotas al parque, ahí en la plaza de La Concordia, el animalito corre y se mete entre las plantas, los prados, los usa como excusado. Lo malo es que sus dueños, uso “fifís”, no asumen su responsabilidad total, nos e atreven a levantar las heces de su mascota, quien además se orina pro todas partes. Luego hay ciudadanos quienes se quejan de los malos olores, y ¿el culpable?, si aunque no lo crea usted y no, no lo es, el gobierno. Los ciudadanos debemos de asumir nuestras responsabilidades, al tener una mascota, la cual no defeca en su casa, lo hace hasta que la sacan a la calle, para poder hacerlo. ¿Será? Se escucha por ahí que por Atlixco, la ciudad de las flores, con tantos invernaderos, es un atractivo turístico. Hay quejas de que los vendedores de flores y plantas en los invernaderos, le ponen precio a su producto, según vean al cliente, como quien dice –según el sapo, es la pedrada-, y además le dan un precio, el cual es elevado minutos después, de que el cliente fue a ver a otra parte. Algo deberán de hacer las autoridades, a efecto de que el turista, no sea estafado, como está ocurriendo en estos tiempos. ¿Será? Se escucha por ahí que la violencia en términos generales, va en aumento pro todas partes. Al interior de domicilios es la mujer, la que más sufre el maltrato por parte de su pareja. Está siendo el tema económico, el principal motivo de esa violencia, la cual llega a Alcanzar a los hijos. Comentan algunos expertos que el problema de no ser atendido de inmediato, se puede convertir en un problema social, y la solución sería más complicada. En Seguridad Ciudadana, hay profesionales quienes pueden ayudarlos. La solución está en sus manos, solo es reconocer se tiene un problema, y se quiere salir del mismo, y para ello es acudir a Prevención del Delito, en donde le ayudarán en todo lo que necesite, antes de que sea demasiado tarde. ¿Será? Se escucha por ahí que además, hay instituciones donde les pueden ayudar por igual, como el Instituto Municipal de la Mujer, en el DIF, y algunos colectivos de ciudadanos, quienes de manera altruista están ofreciendo la ayuda que se requiere.