Los calcetines

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Por Nancy LUNA

CHOLULA.- El hombre del Neolítico se preocupó de abrigar pies y piernas donde el frío era un problema. Los calcetines surgieron junto con el desarrollo de las primeras botas, y se reducían a una especie de venda que se enrollaba en torno al pie.

La noticia más temprana sobre su existencia procede de un relato del poeta griego Hesiodo que en el siglo VIII a.C. habla de los piloi (de pilos= fieltro). Sin embargo, la industria del calcetín nació en Egipto hacia el año 256.

De ese año son un par de calcetines hallados en la tumba de un niño, son calcetines de ganchillo y enfundan el dedo gordo por una parte y el resto por otra. Procede de Antinoópilis, una ciudad del Antiguo Egipto y pueden verse en el museo municipal de la ciudad inglesa de Leicester.

Se trataba de una prenda pequeña que protegía al pie de rozaduras del calzado y del frío. Eran de fieltro o paño no tejido, resultante de aglomerar borra o lana; como forro se empleaba pelo animal y humano, con lo que se paliaban los problemas que los materiales rudos causaban a la piel.

Lamentablemente no se conoce el inventor de los calcetines, o lo que es lo mismo, no se sabe quién inventó el calcetín. Aunque por el hallazgo mencionado en el punto anterior, si podemos intuir cuándo y dónde. Los romanos usaron calcetines en el siglo II. Antes de esa fecha no solían llevar nada entre pie y sandalia. Como calcetines utilizaron largas tiras de tejido de lana que enrolladas al pie subían tobillo arriba hasta la media pierna; también podían ser tiras de cuero sin curar, con el pelo del animal en contacto con la piel.

Los bárbaros conocieron el uso del calcetín antes: de ellos aprendieron los romanos a proteger el pie del calzado, rozaduras a menudo tan ásperas que hacían cojear al legionario. Pero aquellos calcetines tenían un inconveniente, cuando se mojaban, la presión sobre la pierna era insufrible, siendo peor el remedio que la enfermedad.

El material preferido era la lana, pero también se usaba el fieltro o el pellejo de roedores: abundaban los calcetines de piel. Es curioso que existieran los de piel de zorro antes que los de algodón.

A partir del siglo III se utilizaron el punto de aguja y el ganchillo, y los calcetines empezaron a ser manejables y elásticos. Hasta el siglo VIII se hicieron de manera artesanal y artística. Unido a los calcetines, un caballero llevaba calzas desde los dedos del pie a la cintura; o medias calzas, hasta el muslo.

Los calcetines nacieron tras acortarse las medias calzas. Hasta el siglo X existieron dos tipos de calzas: unas hasta la rodilla, y otras formadas por la calza baja, que nacía en el pie y llegaba casi a la pantorrilla, se hacían de punto de lana y se adornaban con botonadura de metal.

La técnica revolucionó el mundo del calcetín, pero no lo mejoró. Cuando se le presentó a Isabel I de Inglaterra el invento de una calcetera mecánica, la soberana no lo vio con buenos ojos: el producto que salía de aquel artefacto era de inferior calidad al que salía de las manos de los calceteros.

Otras noticias

Uncategorized

La diputada Aurora Sierra asistió en calidad de invitada a la Bajada de la Virgen de los Remedios, y por medio de sus redes sociales

Estado

Labor social hacen alumnos del CONALEP

* Realizan estudios de optometría a vecinos de Atzompa Por Epigmenio ROJAS CASTRO ATZOMPA.- A menos de un mes de terminar sus estudios en Salud

Estado

La estatua de Zeus

Por Nancy LUNA SORCIA CHOLULA.- La Estatua de Zeus en Olimpia fue una escultura obra del escultor griego Fidias. Situada en Olimpia, (Grecia), es una