Palabra de Tigre

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Hernán Cortés: Encuentro y Conquista

Por: Humberto Aguilar Coronado*

CHOLULA.- Hace unos meses me regalaron un extraordinario libro, que no quise leer hasta que hubiera pasado el 13 de agosto, día en que se cumplieron 500 años de lo que se conoce como la caída de México-Tenochtlan, dando paso a conmemorar el nacimiento de una nueva Nación.

No lo quise leer porque quise esperar a conocer las reacciones que seguramente iban a venir desde el poder, dado que ya habíamos conocido la exigencia del presidente para la reivindicación de los pueblos originarios, comenzando con una expresión de perdón exigida al Rey de España y al Papa en Roma, por lo que él llama los abusos comedos contra los pueblos indígenas.

El libro no ene desperdicio, está escrito por quién se autodefine como un “ciudadano del mundo”, Juan Miguel Zunzunegui y lleva por tulo, Hernán Cortés, encuentro y conquista, editado por Grijalbo.

Desde el prólogo, el primer párrafo es el que atrapa a su lectura y disfrute de la misma con la pregunta:

“¿Quién nos enseñó a odiarnos a nosotros mismos?

Afirma el autor que ésa es la pregunta más importante que debemos responder, pues es el origen de todas nuestras derrotas.

Esta pregunta nos debe movar a la reflexión de todo aquello que en el pasado y más en el presente, culpa a España, a los españoles y en especial a Hernán Cortés de todo lo malo que nos ha pasado, para responder si México y los mexicanos debemos seguir recordando y viviendo en una lucha constante entre buenos y malos; entre descendientes de españoles o descendientes de mexicas; entre conquistadores y conquistados; entre vencedores y vencidos.

Eso es lo que ha provocado el presidente al tratar de cambiar la historia para afirmar que el 13 de agosto de 1521 no se llevó a cabo la conquista de México, sino que, a 500 años de distancia, lo que se debe celebrar es la resistencia de los pueblos indígenas.

Coincido con el autor del libro mencionado que las condiciones de pobreza en la que se encuentran los pueblos indígenas, no es culpa de la conquista, sino de todos los gobiernos que han pasado a lo largo de 500 años y que no pudieron, ni han sabido cómo integrar a los pueblos indígenas al desarrollo, pero eso sí, ahora se encuentra una excusa perfecta en el discurso maniqueo de la conquista.

A mí me parece que “ya chole” con seguir promoviendo discursos de odio y polarización, para concentrarnos en lo realmente importante, como salir adelante.

Sí, hay que sanar las heridas del pasado sin avergonzarnos y avocarnos en la construcción del presente.

México, el nuevo México, no podría explicarse sin España. Los mexicanos no podríamos explicarnos sin la riqueza cultural de los españoles.

Prefiero empezar a construir una relación de respeto mutuo para preocuparnos por los problemas presentes, que muchos de ellos, por cierto, no existan en 1521.

Por eso me quedo con el cartón rictus publicado en el financiero el lunes 16 de agosto, en donde el fantasma de Hernán Cortés se aparece en palacio nacional al presidente López Obrador y le dice: “¿Y si mejor liberas a tu pueblo del narco, la corrupción, la pandemia, la inseguridad y la crisis que lo enen conquistado, y a mí me dejas en paz?

Por lo pronto a seguir con la lectura. Se los recomiendo ampliamente.

*Es un político mexicano. Diputado Federal electo para la LXV Legislatura Federal en México.

Politólogo y Maestro en Negociación por la Universidad Carlos III de Madrid, España.

Facebook: hps://www.facebook.com/TigreAguilarC

Instagram: humbertoaguilarelgre

Twier: @Tigre_Aguilar_C

Otras noticias

Uncategorized

La diputada Aurora Sierra asistió en calidad de invitada a la Bajada de la Virgen de los Remedios, y por medio de sus redes sociales

Estado

Labor social hacen alumnos del CONALEP

* Realizan estudios de optometría a vecinos de Atzompa Por Epigmenio ROJAS CASTRO ATZOMPA.- A menos de un mes de terminar sus estudios en Salud

Estado

La estatua de Zeus

Por Nancy LUNA SORCIA CHOLULA.- La Estatua de Zeus en Olimpia fue una escultura obra del escultor griego Fidias. Situada en Olimpia, (Grecia), es una