Pandemia 

Home / Opinion / editorial / Pandemia 

Editorial 

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ 

El vasto cielo azul contemplando la maldad

El mundo terrenal, hoy en juicio universal

Corazones de hombres, designios, pensamientos, la maldad

Corona de gloria resplandecientes como el sol

Mi señor me infunde aliento a seguir adelante

Aunque ande en valle de sombra de muerte

No hay temor alguno: dios está conmigo

El me pastorea, estaré en su reposo

                Advenimiento; pestes a los mortales, soy avergonzado

El noviembre, el Covid-19, -2019-2020 se presentó

Se ignoró el Covid-19, en Whan en China

El final de los humanos se aproxima

                Pueblos, naciones, padecen sufrimientos, dolencias

Mulatos, con rizos, negros, blancos

Miles, millones de enfermos moribundos

Coronavirus extendió lazos de muerte

                Ricos, pobres, en las naciones con dolencias

Millones de mujeres, hombres han muerto

No entiende la esencia; ha endurecido los rostros

Amor y misericordia ¡Hay esperanza!

                Si grave y enfermo te sientes  morir

Ven a él, te espera mi buen salvador

¡Oh! Si él vino al mundo de dolor

Hay misericordias, he inmenso amor

                Allí están el chico y el grande

El esclavo y siervo es libre

El dolor es grande; alce lo ojos

Lloré a gritos, me aparte de ellos

                Apárteme de la senda del bien y vida

Desnudo vine, desnudo volveré allá

Acuérdate habéis sido rebeldes

Delante de él, mortales pereceréis

                Nuestro dios, quitará las plagas

Y enfermedades que hoy padecemos

Entiende la voz del señor y dios

Poder fuerzas y riquezas pereceréis

                Hay esperanzas, ha todo menesteroso

Escucha, conoce a todo provecho

Los humildes estarán en lo alto

Los enlutados, hoy guardan silencio

                Antes que vayáis para no volver

A la tierra de tinieblas, no deseo ir

De las sombras que conduce a muerte

El solo en el ocaso; tinieblas en la noche

                Dios fue herido por las rebeliones de todos

Molido por mis negros pecados

El castillo fue sobre él, mi señor y dios

Por su llaga fuimos nosotros curados

                Contado fue con los pecadores

Llevando el pecado de muchos

Y orad por los transgresores

¡En la vida, busca solo a dios!