Perdón y Misericordia

Home / Opinion / editorial / Perdón y Misericordia

 

Por Mario SALAMANCA RODRÍGUEZ

CHOLULA.- No hay nada que dios no pueda, el perdón divino es con cedido aun antes de que nos acerquemos a dios, en ninguna otra parte es más elocuentemente descrito que en la historia del rey David, s en el Antiguo Testamento éste llora por su hijo Absalón, quien muere quizá como consecuencia de no haber creído que su padre perdonaría su traición. Entonces el rey se turbó y subió a la sala de la puerta, y lloró, y yendo decía así  ¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, Absalón, hijo mío! 2 Samuel 18-33. El perdón es una condición en la que el pecado del pasado no se altera, ni sus inevitables consecuencias cambian, más bien, al perdonar  una nueva acción se añade al pasado, restaurando las relaciones dañadas abriendo caminos para que, quien perdona y quien es perdonado, se encuentren y se comuniquen entre si en el presente y en el futuro, de ese modo perdón sana el pecado, si bien las heridas permanecen  y las consecuencias continúan, esto mantiene al pecador humilde, ahora el pasado ya o asfixia, se  integra al acto de renovación y es sanado. Así podría alguien ser verdaderamente capaz de perdonar a la gente. No os engañéis, dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembraré, eso también segará, Galatas 6-78.

 

Desobediencias, idolatrías y todo mal, el que sembrare iniquidad, iniquidad egará y la vara ed su insolencia se quebrará. Proverbios 22-7. Los hombres preguntan ¿Por qué? La pandemia, y vio Jehová que la maldad del hombre era mucha en la tierra y todo designio de los pensamientos del corazón ed ellos era de continúo solamente al mal y se arrepintió Jehová de haber hecho hombres en la tierra y le dolió en su corazón, Génesis 6-5-6. La pandemia se terminará yo soy  el Alfa y la Omega, el principio y el fin el primero y el ultimo. Apocalipsis 22-13. El hombre tiene temor, iniquidad del alma debido al mal que amenaza, miedo de morir por covid-19, ha perdido la confianza en el único dios verdadero, el que hizo los cielos y la tierra, todo lo que se mueva y tiene vida.

 

Es tiempo y momento de buscar a Dios.  Buscad a Jehová mientras puede ser hallado llamadle en tanto que está cercano. Isaías 55-6. El perdón, sin embargo solo puede ser recibido. Por quienes aceptan sus condiciones ser limpio y aceptar dicha limpieza, caminar en el presente y hacia el futuro como una persona que ha sido perdonada, restaurada, es un don que proviene de la oración profunda. ¿Estoy en disposición de aceptar el perdón de Dos? Señor dos todo poderoso me acerco a ti, pidiendo perdones mis rebeliones y pecados, soy un pecador, te pido entres a mi vida y corazón; te recibo como mi único y suficiente salvador, por mi moriste en la cruz del Calvario; con tu sangre me haz lavado y limpiado y me has perdonado, prometo seguirte hasta el último instante de mi vida, cuando parta de aquí me recibirás como uno e tus hijos; gracias mi señor y salador, amén. Allá en el cielo quiero estar, muy cerca de mi redentor, allí podré al fin gozar, al fiel amparo de su amor, más cerca de mi redentor, seguro asilo encontraré, me guardará del tentador y con él nada temeré, quitarse el mundo no podrá, la paz que halló mi corazón, Jesús amante, me dará la más segura protección, ni dudas mi temor tendré, estando cerca de Jesús, rodeado siempre me veré con los fulgores de su luz. “Dios nos bendice”.