Trabajadores de la Salud Entre la Espada y la Pared

Home / Metrópoli Cholulteca / Trabajadores de la Salud Entre la Espada y la Pared

CHOLULA.- Se escucha por ahí que ahora que es obligatorio el usar cubre-boca, muchos comerciantes y otros no tanto, se dedican a la elaboración y venta este protector. El ingenio de los mexicanos una vez más sale a relucir. Pero en este caso, si debería de ir la autoridad sanitaria a verificar que tan efectivos son aquellos que se ofrecen en la banqueta, a 5 pesos. No por el precio, sino por el tipo de tela, ya que se busca que por la misma no pase ni el aire, como dijera mi abuela Chona, esa es la finalidad del cubre-boca, que no pase la saliva, que es en donde iría el coronavirus. Y es que son las personas de escasos recursos, el pueblo, quien compra esos artefactos, por económicos. ¿Será? Se escucha por ahí que en sastrerías o donde se compone ropa, fabrican esos cubre-boca, y de igual manera deberían d verificar si son efectivos o solo llamativos. Es la seguridad de quien lo usará, y de quienes estén cerca de ellos, principalmente sus seres queridos. No sea que al rato, se tengan reclamaciones y no sepan contra quien en particular, sino contra el gobierno en general. Sobre todo, porque esta es la primera vez, que ante una eventualidad tan grande, escasearon los cubre-boca, que se supone son mucho más seguro. Además, nadie explica cómo se deben de usar, el ego lo impide, y se ve como muchos lo tienen colocado de manera errónea. Los que se compran en farmacia, traen pliegues, su finalidad, reforzar un poco más para impedir el paso de substancias, incluso el aire. Esos pliegues deben de ir hacia abajo. La tela es de 2 tonalidades, la más fuerte, que generalmente es azul, debe ir al exterior, la más tuene hacia el lado de la boca y nariz. Se debe de sujetar a las orejas. Algo tan sencillo, que muchos desconocíamos. ¿Será? Se escucha por ahí que hasta el momento, ningún gobierno, ha emitido regla alguna para tirar la basura. Hay quienes en casa, usan pañuelos de papel, andan con algo de gripe, y los tiran. Se van en la bolsa de la basura, como se va otros muchos desechos clínicos, que se supone deben ser separados, pero eso solo ocurre en los hospitales, al menos es lo que se tiene en reglamento. El caso es que en la basura casera, van desechos posiblemente contaminados, el personal de recolección de basura, trabajan como todos los días, sin protección alguna. Llevan al destino final los desechos, y los tratan como el resto de la basura, los amontonan al aire libre, cuando deberían de taparlos con tierra, y con cal. ¿Alguna autoridad tiene la certeza y certificación de que se están tratando de manera correcta los desechos? Hay aún muchos temas que se escapan a la autoridad, pero que los ciudadanos, los ven y comentan, no para criticar a una autoridad, sino para que esta, los escuche y tome cartas en el asunto de manera preventiva ¿Será? Se escucha por ahí que quienes están sufriendo ya de manera severa los efectos de esta pandemia, son los choferes del transporte colectivo, ya que les ha bajado mucho la clientela, esa clientela a la que en muchas ocasiones tratan mal, a la que no le brinden un buen servicio. Hoy se dan cuenta, que sin ella, no tienen forma de subsistir. El caso es que la mayoría de las rutas, han bajado el número de unidades. Por cierto, que en muchas ciudades, ya tienen acciones preventivas, como ir a mitad de la capacidad, solo un pasajero por siento doble, no parados. Pero por estas milenarias tierras, si se tienen que subir 20, los suben, los pasajeros no pueden hacer valer la sana distancia, no llevan cubre-boca, vaya ni el chofer, pese a que ya es obligatorio. Las unidades, no son Sanitizadas, algunas medio las limpian, por fuera, al interior se nota que falta mucho por limpiar. ¿Será? Se escucha por ahí, que ante las agresiones física y verbales que han sufrido los trabajadores de la salud, médicos, medicas, enfermeras, enfermeros, recepcionistas, camilleros afanadoras, lavarropas, en fin todos los que laboran en un hospital, ya el gobierno del Estado, ha tomado cartas en el asunto, y les manda al ejercito mismo, para que en los centros de trabajo, estén seguros. Pero falta más por hacer, son agredidos en centros comerciales, en los colectivos. Hace muchos años, algunas empresas, tenían transporte especial para sus trabajadores, rutas que permitían acercarlos a sus domicilios, sobre todo para quienes salían de noche, o entraban a trabajar de noche. Algo así deberían de implementar, por seguridad de todas esas personas, quienes arriesgan su vida, para salvar la de otros, y ahora son blanco de agresiones, en lugar de agradecimientos. Abuuuuuuuuuuuuuuuuuuuurrrrrrrrrrrrrrrrrr.