Un Descuido y una Tragedia

Home / Metrópoli Cholulteca / Un Descuido y una Tragedia

 

CHOLULA.- Se escucha por ahí que desde hace semanas, que el director de Protección Civil de San Pedro Cholula, no solo ha estado haciendo recomendaciones para tener cuidado con el fuego y todo lo que lo puede generar, sino además alertando respecto a que basta un descuido, para que una insignificancia provoque una tragedia. Esto luego de lo registrado la noche del pasado domingo, en la cartonera. Una vara o un cohete, que se supone fue lanzado del atrio del templo de San Pedrito, o en un espacio del mismo,  pudo ser la causa del incendio de grandes proporciones. En la fábrica de cartón, se tiene almacenado mucho material inflamable, seco, pero muy seco, y eso generó un fuego que consumió toneladas de ese material y daño gran parte de la maquinaria. Este tipo de situaciones, deberían de servir, más que para generar desinformación, que buscar falsos culpables, inventar mitos; debería ser tomado para reflexionar y valorar, cómo una simple chispa, puede crecer en lenguas de fuego. El riesgo es mayor, cuando el fuego está en una zona habitacionales, porque igual una chispa o braza poder ser elevada por el viento y caer en un domicilio particular y otro fuera de control. ¿Será? Se escucha por ahí, que en las últimas semanas, se han estado apagando incendios en lotes baldíos, en terrenos de labor, en camellones de vialidades, y sigue siendo la mano del hombre, la principal culpable, ya sea porque lo hicieron para “limpiar” el lugar  solo por maldad, pero eso puede generar algo mayor. En otros Estados del país, están viviendo ya situaciones terribles, provocadas por el fuego. Daños y pérdidas millonarias, personas lesionadas, pérdidas de ganado, en fin grave daño. Eso se puede evitar, si se actúa con responsabilidad. ¿Será? Se escucha por ahí que han iniciado las vacaciones, la mayoría de la sociedad, se queda en casa, tantito como una medida preventiva, por el tema del covid-19 otros porque la situación económica está realmente complicada. Ahora si usted es de lo que saldrán de la ciudad, no dude ni un instante en exagerar sus medidas sanitarias. O solo use el cubre-boca, use careta, aplíquese frecuentemente gel antibacterial, y aunque quizá lo puedan ver feo, la sana distancia. Más vale ser exagerado y andar sanos, que por pena, enfermarse. ¿Será? Se escucha por ahí que en donde ya están trabajando al 100 es en el tianguis de Huejotzingo, los sábados. Comerciantes no podían seguir sin su actividad. Las calles donde tradicionalmente se instalan, cada sábado son usadas. Lo malo es que tanto comerciantes, como clientes, hacen caso omiso a las medidas sanitarias. Pocos son los que usan el cubre-boca, del gel antibacterial,  ni quien se acuerde. Eso es lo malo, dijera mi comadre Petra, todos necesitamos trabajar, pero hay que cuidarse. Y sí, porque si se eleva las cifras de contagiados  y defunciones, pondrán reversa en el semáforo covid-19, y de  nuevo a cerrar. De paso sea dicho, escucha uno el reporte oficial en cuanto a defunciones, y revisando las redes sociales, como que no checan las cifras. Cierto, porque no todos mueren en un hospital, y se supone que el médico tratante debe reportar a sector salud, o el registro civil de las personas, también. Se ve cómo son más los muertos, de acuerdo a esquelas o aviso en redes sociales, que lo oficial. ¿Será? Se escucha por ahí que eso en cuanto a defunciones, en cuanto a contagios, fuera del sector salud, es aún más complicado el saberlo, sobre todo porque muchos, optan por callar la información, para no ser señalados y hasta cierto punto discriminados, marginados. Pareciera que el enfermo fue en busca del virus, (le diré en algunos casos es la necedad). Se ve, y muchos lo han vivido o lo están viviendo, marginados por humanos, y por otro lado se ve, a humanos, tratando a perros, como humanos. Incongruencias de la vida. ¿Será? Se escucha por ahí que aunque usted no lo crea, pero creemos que si lo cree, no han puesto el semáforo en bulevar Forjadores de Puebla, en la vía del tren. Ya van 3 meses, sin este servicio, lo cual ha generado percances leves, y muchos incidentes entre automovilistas, porque tienen que pasar a valor mexicano. Algunos son respetuosos, y bueno, no pasa nada, pero otros, son de “primero yo, y luego yo” y ahí el problema. El gobierno del Estado, no ha podido o querido reparar el aparato. Abuuuuuuurrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.