Una Cosa es Covid, y Otra Influenza 

Home / Metrópoli Cholulteca / Una Cosa es Covid, y Otra Influenza 

CHOLULA.- Se escucha por ahí que no se sale aún de los efectos de la pandemia del covid-19, y ya se está viviendo la temporada de la influenza, y la población debe tener bien en claro que es una cosa y que es la otra, para no generar confusiones. Las autoridades sanitarias, ya están desplazando las vacunas contra la influenza, las cuales se pueden solicitar en cualquier institución del sector salud, y de esa manera prevenir la enfermedad. ¿Será? Se escucha por ahí que con eso de la influenza, por la temporada, la población debe de extremar sus medidas preventivas, que cada año se dan a conocer, como es el evitar los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire, el consumir alimentos helados, consumir alimentos ricos en vitamina C, incluso alguna vitamina de este tipo. Si se presentan síntomas de influenza, lo primero que deben hacer es acudir con su médico, para que sea quien determine si es o no, y seguir el tratamiento que le recete. No se deben de auto-medicar, eso es muy riesgoso, y más ahora con eso del codi-19. ¿Será? Se escucha por ahí que en materia de seguridad pública, la situación se va complicando cada día más, por tantos desempleados que ha dejado el covid-19, quienes lo mismo lo pueden asaltar en la calle, que meterse a su domicilio. Así que se deben de extremar medidas preventivas de seguridad. Se supone que para el último mes del año, se genera una mayor derrama económica, la cual no lo será, puesto que como empresas y negocios paralizaron sus actividades durante 5 meses, y en algunos casos más, no se tendrá lo mismo que en años pasados. Ya algunos empresarios han empezado a platicar con sus trabajadores, para ponerse de acuerdo de cómo serán las prestaciones laborales y a partir de cuándo se les irán pagando de manera parcial. Otros de plano, ya están anunciando que será hasta el próximo año, cuando las puedan cubrir. ¿Será? Se escucha por ahí que en centros comerciales, en espacios en donde tradicionalmente se reúnen grandes cantidades de personas, que se supone van a consumir, pero en realidad, solo acuden para liberarse de la tensión que han acumulado por vivir en confinamiento, o medio confinamiento. No hay dinero para gastar como se hacía el año pasado. Hoy caminan, deambulan, juegan con los hijos, y se retiran, pocos son los que van a un restaurante, en donde por cierto, no están al 100 por ciento. El riesgo de esto, es que no faltan los pillos, quienes aprovechan el menor descuido, para hacer las suyas. Por ello se está recomendando, tener mucho cuidado, guardar bien el celular, si lo tienen que usar, estar pendientes de quien se les acerca, y no concentrarse tanto en su llamada o en sus mensajes. ¿Será? Se escucha pro ahí que se acercan los días en que se deberá de ir al panteón. Este año, de manera distinta. Ya algunos ciudadanos recomiendan, a las autoridades dar a conocer cómo será eso de la visita, incluso se debe de ampliar el periodo, en cuanto a días, quizá empezar a mediados de octubre, para que así todos, puedan acudir al cementerio. Se debe de dar a conocer, cuántas personas de una familia, podrá ingresar, que tiempo podrán estar al interior del cementerio. Todo para evitar por un lado las aglomeraciones, y por otro, incidentes al pretender ingresar. ¿Será? Se escucha por ahí que en eso de salir a caminar o sacar a la mascota a su “necesario paseo”, que es llevarlo a defecar, los dueños de esas mascotas, deben de llevar su bolsa de plástico y levantar las heces de sus perritos. Aún hay quienes los llevan muy contentos, pero no levantan lo que hace su perrito, incluso deberían de llevar una botella con agua, para echarla donde se orina su mascota, todo eso genera focos de infección y contaminación. ¿Será? Se escucha por ahí que siguen los “despachos” de cobranza bancaria, intimidando, amenazando, a sus deudores. La situación, no está como para este tipo de medidas, reza un refrán de –Debo, no niego, pago, no tengo-, y son muchos quienes al no poder pagar, andan desesperados, angustiados, temerosos y dispuestos a todo, para salir de esa situación. Abuuuuuuuuuuuuuuuuuurrrrrrrrrrrrrrrrrrr.